LA VOCACIÓN

La Vocación

 

LA VOCACIÓN

La vocación es un sentimiento y una inclinación muy importantes a la hora de elegir que estudiar.

La elección de una carrera de estudio es uno de los desafíos más difíciles a los que se enfrenta un joven o una joven a la hora de tomar una decisión. 

Normalmente, durante los cursos tercero y cuarto de la educación secundaria, cuando los chicos y las chicas están en plena adolescencia, tienen que pensar en que les gustaría trabajar y en la inmensa mayoría de los casos, la toma de decisión no es nada sencilla. 

Continuar leyendo «LA VOCACIÓN»

EL DIAGNÓSTICO

El diagnóstico

EL DIAGNÓSTICO

El diagnóstico es una etiqueta que confunde al paciente más de lo que lo aclara. 

El diagnóstico es una etiqueta que sirve como orientación muy general y en la mayoría de los casos muy imprecisa al Psicólogo para orientarse en la neblina del complejo territorio que es el universo personal del paciente.

Los pacientes me suelen decir: He estado leyendo sobre el trastorno obsesivo compulsivo y me doy cuenta que yo tengo mucho de los síntomas que lo describen. He estado leyendo del trastorno bipolar dice otro y creo que me veo muy identificado con ese padecimiento.

Me he informado – dicen algunos y algunas – en internet sobre los diferentes tratamientos y los variados trastornos psicológicos y creo que lo que necesito es una terapia cognitivo- conductual centrada en el presente porque según lo que he leído yo padezco un trastorno límite de la personalidad.

Toda esa información, no añade ningún beneficio al tratamiento. Muy por el contrario, lo único que hace es estigmatizar a las personas y etiquetarlas con un rótulo que les da cierta tranquilidad.

Continuar leyendo «EL DIAGNÓSTICO»

LA CULPA EN EL TERCER MILENIO

La culpa en el tercer milenio

La culpa en el siglo XXI

La culpa en el tercer milenio tiene una causa diferente a la que tenia en los siglos XIX y XX. En esos siglos, la cultura imperante en la sociedad condenaba con violencia la falta de moderación en las costumbres.

Los valores y las normas alentaban el cultivo de la virtud y la moderación, condenando cualquier exceso de las pasiones.

Las exigencias de la vida en una sociedad civilizada imponía a los ciudadanos arduos sacrificios y grandes renuncias a sus deseos, en pos de un ideal de ser humano superior y virtuoso.

En ese contexto sociocultural, cualquier conducta que no respetara los principios morales imperantes era condenada haciendo caer sobre el responsable de la transgresión, todo el peso de la reprobación social.

La interiorización de esta reprobación social se traducía en un sentimiento de culpa que las personas experimentaban cuando se veían tentados de saltarse las normas o cuando efectivamente se las saltaban dando rienda suelta a sus deseos.

Continuar leyendo «LA CULPA EN EL TERCER MILENIO»